Medidas de autocontrol para pacientes con falla cardíaca

Medidas de autocontrol para pacientes con falla cardiaca

En Colombia hay 1´100.000 personas con falla cardiaca. El corazón es un órgano que tiene varias funciones siendo la más conocida el trabajo de bombear la sangre a todos los órganos del cuerpo. También posee otras funciones como la de producir hormonas que ayudan a su propio funcionamiento y a mejorar la circulación. Por diversas razones el corazón puede debilitarse y no puede bombear la sangre suficiente a los tejidos y órganos internos. La causa principal sigue siendo la isquemia miocárdica que consiste en disminución del flujo de sangre que debe nutrir al corazón, debido a la oclusión de sus arterias, llamadas coronarias, por colesterol malo que se acumula en ellas. La hipertensión arterial mal controlada es otro de los factores. La diabetes mellitus o azúcar alta en la sangre es un factor de riesgo muy importante para dañar al corazón y sus arterias. Otras causas pueden ser tóxicas, infecciosas, inflamatorias, infiltrativas, arritmias, daño de sus válvulas, hipertensión arterial pulmonar y enfermedades congénitas del corazón.

La manifestación o síntomas más frecuente de la falla cardiaca izquierda es la disnea, dificultad para respirar o sensación de ahogo, o como dicen algunos pacientes “respiración corta” que se puede manifestar cuando se hacen esfuerzos, ejercicio o alguna actividad o incluso en reposo o durante el sueño, haciendo que la persona se despierte con ahogo varias veces por la noche o tenga necesidad de usar varias almohadas para poder dormir. También puede manifestarse con sensación de cansancio o debilidad, aceleración del pulso o los latidos del corazón e hinchazón de los tobillos en especial en horas de la tarde. Cuando la falla es del ventrículo derecho el síntoma más común es el edema o la hinchazón de los tobillos, las piernas e incluso hasta el abdomen.

Las personas con algunos o varios de esos síntomas deberían consultar al médico con la mayor prontitud. El médico realizará una serie de preguntas y un examen físico minucioso para elaborar un historial clínico donde el diagnóstico de falla cardiaca será el principal; luego solicitará una serie de exámenes de laboratorio y estudios como electrocardiograma y ecocardiograma para confirmar el diagnóstico e iniciará un tratamiento con medidas generales y medicamentos muy especiales, dependiendo de cada caso en particular. La buena noticia la hacen las nuevas medicinas que mejoran en forma rápida y extraordinaria la falla cardiaca, reducen la mortalidad y las hospitalizaciones y mejoran la calidad de vida.

Son esenciales las medidas de autocontrol con las cuales el propio paciente vigilará el comportamiento de una serie de indicadores como: el peso corporal, la presión arterial, la frecuencia cardiaca o el pulso, la frecuencia de la respiración.

1. EL PESO CORPORAL: las variaciones grandes de peso podrían estar relacionadas al agua que se retenga o se elimine. Llevando un registro diario del peso puede detectarse una retención de líquidos que podría corregirse antes de producirse una descompensación de la falla cardiaca. Un aumento diario de 1 Kg de peso es muy posible que se deba al aumento del agua corporal y luego se notará hinchazón de los pies y tobillos. Es posible que un aumento en la cantidad de sal en los alimentos o fallas en la toma de los medicamentos sea la causa del descontrol.

2. LA FRECUENCIA CARDIACA: mantener unas pulsaciones entre 50 a 70 lpm sería lo ideal en un paciente con falla cardiaca. Cuando la frecuencia cardiaca se eleva a más de 80, 90 o más de 100 lpm es probable que se esté descompensando la situación y el corazón tenga necesidad de latir más rápido para tratar de mejorarla; sin embargo, eso no es conveniente para un corazón con fuerzas limitadas.

3. LA PRESIÓN ARTERIAL: su médico le indicará cuál es la presión arterial que más le conviene para su caso, pero por lo general cifras muy elevadas mayores a 160/90 mmHg o muy bajas menores a 90/60 mmHg no son convenientes. Un registro de las mismas a diferentes horas del día es de mucha ayuda para que su médico tome las decisiones correctas.

4. LA FRECUENCIA RESPIRATORIA Y LA SENSACIÓN DE FALTA DE AIRE: el aumento en la frecuencia de las respiraciones por minuto pueden ser un signo de alarma temprano, más cuando se asocian a ahogo, hinchazón y limitación para realizar algunas actividades habituales. Informe a su médico lo más pronto posible.

Recuerde que en todos los tratamientos va incluido el estilo de vida saludable que se basa en una buena alimentación rica en macro y micronutrientes, baja en sal, baja en grasas saturadas y baja en azúcares, harinas refinadas y alimentos ultraprocesados. No use agua con gas para beber porque ésta contiene sodio. El ejercicio de baja o moderada intensidad, según la condición, también aporta muchos beneficios. Asistir a todos sus controles médicos es vital para hacer los ajustes necesarios para que se mantenga bien y pueda seguir disfrutando la vida.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Más publicaciones

Envíanos un mensaje

Scroll to Top
Abrir chat